Simbiosis: ¿qué es, cómo es estable y qué importancia tiene?

Como sabemos, existen diferentes tipos de relaciones entre los seres vivos del planeta. Existe una gran diversidad de especies en este mundo y por ello estos seres vivos deben estar relacionados entre sí y al mismo tiempo con el ecosistema. Una de las relaciones que resulta de la interacción entre el medio ambiente y los seres vivos es que Simbiosis. Esta simbiosis es responsable de las muchas formas de vida que pueden existir en diferentes hábitats.

En este artículo te vamos a contar qué es la simbiosis tanto en ecología como en biología y lo importante que es en relación con la relación de los seres vivos.

¿Qué es la simbiosis?

Podemos decir que la simbiosis es una estrecha relación de convivencia a nivel ecológico entre dos individuos de diferentes especies. Estas personas comparten el mismo ecosistema y, por lo tanto, están en contacto directo. Ambos tipos o aprovechan la relación que se establece entre uno y otro. Los organismos involucrados en este tipo de relación se denominan simbiontes. Estas interacciones fueron nombradas por el botánico alemán Heinrich Anton de Bary en 1879.

Tipos de simbiosis

Cuando decimos que existe una simbiosis entre dos o más especies, no siempre tenemos el mismo tipo de interacción. Hay varios factores que ocurren entre las personas que lo hacen esencial para la vida. No todos los casos de simbiosis tienen que salir de la especie beneficiaria. El tipo de simbiosis en la que una especie se ve perjudicada mientras que otra se beneficia. También hay interacciones en las que una especie no se beneficia o la pierde, mientras que la otra se beneficia un poco.

Dependiendo de los costos y beneficios de las especies involucradas en las interacciones, existen los siguientes tipos de simbiosis:

  • Reciprocidad: Es el que se utiliza para reflejar la interacción donde las dos especies involucradas ganan ventaja.
  • Comensalismo: Es el tipo de interacción más extraño de la naturaleza. En este caso, una de las especies se beneficiará de la otra, aunque no se verá perjudicada, ya que no supondrá un problema para la especie huésped. Un claro ejemplo de comensalismo es el entre humanos y aves. Especialmente cuando las personas dejan pan rallado en una superficie y los pájaros usan este alimento. En este caso no ganamos ni perdemos, pero los pájaros obtienen comida y, por tanto, una ganancia.
  • parasitismo: En este tipo de relación, una de las especies se llama parásito. Es el que se ha beneficiado a expensas de las otras especies dañadas. Uno de los ejemplos más fáciles de entender son los parásitos que atacan a las plantas.

Otro factor para el que existen diferentes tipos de simbiosis es la consideración de la relación espacial entre los dos organismos simbióticos, es decir, si uno de los simbiontes vive en el otro o no. Teniendo en cuenta estos factores, existen los siguientes tipos:

  • Endosimbiosis: cuando el organismo vive en las células del otro simbionte o en los espacios entre ellos.
  • Ectosimbiosis: Este caso ocurre cuando el simbionte puede sobrevivir fuera del otro. Por ejemplo, se puede encontrar en la superficie de las glándulas, en el tracto digestivo o externamente en su cuerpo. Las pulgas son un claro ejemplo de ectosimbiosis.

Importancia de las interacciones

Como mencionamos anteriormente, algunas de las relaciones que existen entre los seres vivos son esenciales para el desarrollo de la vida. Para comprender mejor el nivel de importancia de estas relaciones, debe considerar el factor tiempo. Es decir, cuando las relaciones entre los seres vivos son temporales o permanentes. Los transitorios son aquellos que ocurren durante períodos de ajuste o cambios en las variables ambientales. Los permanentes son necesarios para que ambas especies puedan sobrevivir en un mismo ecosistema.

Dependiendo de la forma en que se haya establecido la relación entre las dos especies, es posible distinguir entre relaciones simbióticos de transmisión vertical (Estas relaciones ocurren cuando los simbiontes se transmiten a la descendencia) o relaciones simbióticas de transmisión horizontal (Ocurren cuando el organismo huésped recibe un simbionte del medio ambiente de generación en generación).

Hay muchas especies y pueden sobrevivir gracias a la simbiosis. Creemos que este es el potenciador de simbiosis funcional común de la evolución de esta especie. Esto se debe a que son capaces de desarrollar una nueva forma de vida y adaptarse a las condiciones de cada ecosistema. Daremos algunos ejemplos para que todo quede más claro

  • Hormigas y pulgones: Algunas especies de hormigas tienen la función de proteger a las bandadas de los pulgones a cambio de proporcionarles alimento. Esta es una relación mutua ya que ambos tipos se benefician de la interacción.
  • Hormigas y acacias: Algunas especies de hormigas protegen a las acacias de algunos parásitos o herbívoros. A cambio, la acacia proporciona refugio y alimento a las hormigas. Es una relación mutua diferente.
  • Cocodrilos y chorlitos: Esta relación es bastante conocida porque los cocodrilos tienen 80 dientes en la mandíbula. Estos dientes se reemplazan aproximadamente tres veces al año y las partículas de comida que quedan entre los dientes pueden causar serios problemas de infección. Para evitar que esto suceda, los chorlitos se encargan de limpiar las partículas de comida entre los dientes. De esta forma, ambas especies se benefician de la interacción.
  • Tiburones y Remoras: Mencionamos anteriormente que el comensalismo es el tipo de relación simbiótica más extraña de la naturaleza. Este es el claro ejemplo de comensalismo. Mientras los tiburones navegan, las Remoras te acompañarán. De esta forma, les brindarán protección y nutrición de los restos de comida que no ingieran. La presencia de rémoras para tiburones es algo indiferente.

Como puede ver, hay muchos tipos de relaciones de especies en los ecosistemas. Gracias a la simbiosis, muchas especies pueden sobrevivir y adaptarse a las condiciones de los ecosistemas. Espero que con esta información puedas aprender más sobre la naturaleza en la que vivimos.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *