Rizomas: que son, características, significado y tipos

Cuando estudiamos plantas, necesitamos comprender cuáles son sus partes básicas. Sabemos que las raíces, los tallos y las hojas existen como componentes principales de una planta. Sin embargo, existen diferentes tipos y estructuras de plantas, de las cuales no existe una idea tan precisa. Por lo general, los tallos son verticales y crecen en ramas que terminan en hojas. Si bien esto es cierto, los tallos también pueden crecer horizontalmente. A esto lo llamamos rizoma.

En este artículo te contamos cuáles son las rizoma y lo importantes que son.

¿Qué son los rizomas?

Cuando hablamos de rizomas, nos referimos a los tallos que pueden crecer de forma subterránea y horizontal. De esta forma, miramos al rizoma como una especie de tronco subterráneo, al igual que los bulbos y tubérculos. Estos rizomas pueden almacenar nutrientes y así servir como un órgano de reserva para la planta. Todas las plantas necesitan reservar ciertos nutrientes cuando las condiciones ambientales se vuelven un poco más extremas o cuando hay una falta de nutrientes.

Una de las principales características de los rizomas es su crecimiento horizontal. Este tipo de crecimiento le permite sostener la planta como si fuera una raíz. Las plantas que tienen este tipo de tallo suelen ser perennesEso significa que tienen sus hojas durante todo el año. El hecho de que sean perennes no significa que perderán algunas hojas mientras otras las están reemplazando. Este tipo de tallo hace que la superficie de la planta sea más resistente en los meses más fríos, ya que puede conservar y almacenar nutrientes.

La capacidad de estos rizomas lo convierte en un organismo muy interesante tanto para uso humano como para consumo. Uno de los ejemplos de rizomas más famosos del mundo es el jengibre. El jengibre tiene propiedades y un alto valor nutricional, por lo que es adecuado para el consumo y tratamiento de determinadas enfermedades.

Crecimiento y reproducción

Estos troncos pueden crecer y cubrir grandes áreas de tierra. El crecimiento de los rizomas no está definido. Mientras las condiciones ambientales y los nutrientes del suelo sean suficientes, el rizoma seguirá creciendo. Con el tiempo y el aumento de su duración las piezas viejas pueden morir si no se usan detiene algún tipo de función de la planta.

Si los brotes son más viejos y provienen de una planta separada por una zona muerta, se consideran dos plantas diferentes. Esto significa que la reproducción de los rizomas es completamente sexual. Y es así que a partir de un solo fragmento de rizoma (siempre que tenga una yema) los brotes se desarrollan en raíces y nuevas plantas. Esto convierte a los rizomas en una aplicación técnica muy interesante desde el punto de vista de la jardinería para el trasplante de plantas. También sirve para favorecer el crecimiento y la reproducción de varios tipos de plantas en el jardín.

Una vez plantado el rizomaUtilizará los nutrientes almacenados para poder desarrollar al nuevo individuo. El manejo de la división y plantación de los rizomas suele ser un papel clave en el éxito de muchas plantaciones. Suelen plantarse cuando las condiciones ambientales son más favorables, por ejemplo a principios de primavera y verano e incluso en algunas fases de otoño.

Tipos de rizomas

Existen varios tipos de rizomas, según el tipo de ramificación y crecimiento que exhiba cada uno de ellos:

  • Definido o simpático: El crecimiento de este tipo de tallo está definido, lo que significa que si aparecen otros demasiado cerca, la planta original puede morir. Y es que este tipo de simplex suele tener varios nudos cortos y gruesos, que a su vez son capaces de almacenar una gran cantidad de nutrientes.
  • Indefinido o monopodial: Son las que tienen un crecimiento indefinido, ya que la planta original nunca muere. Estos rizomas pueden producir una gran cantidad de plantas nuevas. Se caracterizan principalmente por nudos alargados y continuamente crean nuevos nudos.

Existen numerosas plantas distintas del jengibre que se reproducen a través de rizomas. Todas o casi todas estas plantas son perennes. Describiremos brevemente cada uno de ellos en una lista:

  • Jengibre: Es uno de los más populares debido a sus múltiples usos y propiedades. Tiene un gran valor nutricional.
  • Caña de azúcar india: Proviene de climas tropicales y aunque tienen rizoma, requieren mucho mantenimiento para mantenerlos en buen estado.
  • Gramos: También se le conoce con el nombre de hierba blanca. Su rizoma es bastante delicado y alargado.
  • Menta: Lo que conocemos como menta es una planta que tiene rizomas y, como el jengibre, es valorada por sus buenas propiedades y olor y sabor.
  • Lirio: Los lirios son plantas comunes y famosas que también tienen este tipo de tallos y son bonitas, deshuesadas y frondosas. Esto lo hace capaz de soportar temperaturas extremas.
  • Sello de Salomón: Su principal característica son las flores tubulares de color blanco. Para que esta planta se desarrolle correctamente, necesita una gran cantidad de nutrientes, por lo que la existencia del rizoma es fundamental.
  • Bambú: otra de las especies exóticas más famosas del mundo que se reproduce por rizomas. Ha tenido un gran impacto en el mundo de la jardinería y es uno de sus principales usos para crear barreras que brindan separación, protección o más privacidad en nuestros hogares. También sirve para dar un toque exótico a los jardines.

Como ves, este tipo de tallo es muy interesante desde un punto de vista evolutivo y funciona bien para jardinería. Espero que con esta información puedas aprender más sobre los rizomas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *