Lúmenes y vatios. Cómo elegir la mejor bombilla para tu hogar

La cantidad de luz emitida por una bombilla. vatio. Esto terminó con la llegada de las lámparas LED. Hoy la potencia de una lámpara se mide en Lúmenes y no es más que la cantidad de luz que emite. Los vatios se utilizan para medir el consumo de energía. A la hora de elegir una bombilla o una lámpara, necesitamos entender estos dos conceptos para saber si estamos interesados ​​o no. Por un lado, la cantidad de luz que nos proporcionará, en función del uso que queramos dar y del consumo energético, para no llevarnos sorpresas en la factura de la luz.

Por lo tanto, en este artículo vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre los lúmenes y cómo compararlos con los vatios. ¿Le gustaría aprender a elegir las bombillas adecuadas para su hogar? Sigue leyendo mientras te contamos todo.

¿Qué son los lúmenes y cómo se miden?

A la hora de elegir una bombilla, necesitamos saber cuánta luz nos dará y cuánto consume. Antes de eso, tuvimos que juzgarlo por su fuerza. Una lámpara de 60 W obviamente ilumina más que una lámpara de 25 W. Sin embargo, no es una medida exacta, ya que en realidad mide la energía utilizada por la bombilla. Si compramos una lámpara LED, podemos brillar más con la misma potencia.

Es por estas razones que nacieron los lúmenes. Conocer la relación entre los lúmenes y los vatios de una bombilla para saber qué se enciende y qué consume es un poco complicado. Depende mucho de la tecnología que se utilice para fabricarlo. Es posible que dos lámparas con la misma potencia brillen de manera diferente debido a su construcción. Por ejemplo, una bombilla de bajo consumo, LED o halógena no es lo mismo que una tradicional.

Aquí nos gustaría saber cuánto flujo luminoso necesitamos para una habitación sin consumo eléctrico, lo que aumenta la factura de la luz. Si bien se requiere un estudio de iluminación para optimizar el consumo, es posible extrapolar algunos datos a nuestros hogares donde No es tan necesario tener en cuenta el consumo al milímetro más cercano.

El estudio de iluminación se realiza para instalaciones comerciales, canchas de fútbol y otros lugares públicos que requieren luz artificial durante muchas horas todos los días. Entonces vale la pena contar al milímetro la cantidad de luz necesaria para una buena estancia y no consumir demasiada electricidad.

El hogar es una historia diferente. Así que aprendamos a distinguir bien entre lux y lumen.

¿Qué es un lux frente a un lumen?

Cuando compramos una lámpara o una bombilla, necesitamos saber cuánta luz se necesita en la habitación que vamos a encender para que no tengamos mala luz ni se acabe. La cantidad de luz que necesita una habitación es la iluminancia media o el lux. Como es habitual, Las habitaciones que necesitan menos lujo son las habitaciones con 150 y la mayoría con el salón con 300.

Para hacernos una idea de cuánto lujo tiene el sol en comparación con la luz artificial, podemos ver cómo nos ilumina con una intensidad entre 32.000 y 100.000 lujos frente a nuestros tristes 300 lujos en la sala de estar.

Por otro lado, tenemos el flujo de energía que usa una bombilla y se mide en lúmenes. Se podría decir que un lux es un lumen por metro cuadrado de superficie iluminada. Con estos valores es fácil creer que estamos midiendo la habitación y conociendo su superficie y por tanto podemos comprar una bombilla que cuente con la iluminación necesaria. Sin embargo, esto no es tan fácil también debemos tener en cuenta la altura a la que colocaremos la bombilla.

Lo primero que debemos saber es la necesidad de luz del espacio y la prioridad sobre el confort. No tiene sentido comprar una bombilla de poca luz para ahorrar luz si no podemos afrontarla bien. Los colores de la habitación también son factores determinantes en la elección de la iluminación de la bombilla. En colores más claros necesitamos menos lúmenes y viceversa.

Cómo elegir nuestra bombilla

Se puede suministrar una bombilla con una pantalla de “60 lúmenes”. Perfecto, pero ¿qué significa eso? Los fabricantes aún no son conscientes del posible desconocimiento de la población ante el último cambio de medición. Aduanas nos permite mirar el vataje de una bombilla cuando ahora nos damos cuenta de que solo estamos midiendo el consumo y no cuánto brilla.

Para lograr la bombilla perfecta, debemos saber que Una lámpara LED suele producir entre 60 y 90 lúmenes. Para saber más o menos a priori qué potencia lumínica tiene una lámpara LED antes de comprar, utilizamos la siguiente fórmula:

Lúmenes reales = número de vatios x 70.

70 es un valor promedio que coincide con la gran mayoría de bombillas que se venden en los mercados. Entonces podemos concluir de esto Una bobina LED de 12 W tiene una salida de luz de 840 lúmenes. Esto corresponde a una lámpara incandescente convencional de 60 W. Mientras que uno convencional consume 60 W de electricidad, el LED se enciende con solo 12 W.

Si decidimos cambiar las bombillas de nuestra casa, Ahorramos 48 W por bombilla, acerca de. Uno de los problemas que presenta la iluminación LED es el ángulo de apertura que ofrece la luz. Para conocer bien todo esto, es mejor fijarse en las especificaciones y el uso recomendado por el fabricante que se incluyen en la caja de compra. De esta forma, podremos orientarnos mejor a qué situaciones nos conviene o no.

La buena noticia es que la tecnología LED está mejorando cada día, por lo que los espacios grandes se pueden iluminar con una sola bombilla.

Espero que estos consejos te ayuden a elegir mejor la bombilla óptima para el autoconsumo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *