Las carreteras pueden generar energía cinética

Los camiones pueden producir mucha energía cinética.

Diversos especialistas de diferentes países del mundo se han comprometido a proponer opciones para extraer energías renovables de nuestro entorno que eliminen la dependencia de los combustibles fósiles y reduzcan las emisiones de CO2, frenando así el cambio climático. Por supuesto, tienen que ser proyectos viables y rentables.

Los estudios se centran en el uso de la Energía cinética ((movimiento humano o vehículos), Viento o sol que se genera en Calles, carreteras, calles de la ciudad, zonas portuarias y en supermercados. Según estos investigadores, con esta energía, que se convierte en electricidad, farolas luminosas, señales luminosas e incluso aires acondicionados, crear carreteras más sostenibles.

Uno de ellos, el ingeniero Peter Hughes (Inglaterra) creó un “Rampa de carretera electrocinética”. Cuando los coches pasan por esta rampa, los paneles se mueven hacia arriba y hacia abajo y ese movimiento se envía a un motor que crea energía mecánica. Según Hughes, cada rampa puede generar 30 kW / h en condiciones normales de tráfico, que cuatro rampas utilizarían para alimentar farolas y semáforos, así como otras señales luminosas de hasta 1,5 km de longitud. El precio de las rampas está entre 24.000 y 66.000 euros. Dependiendo de su tamaño y capacidad de generación de energía, deben amortizarse en un máximo de 4 años.

El ingeniero inglés comercializa su invento a través de una empresa fundada a tal efecto. Sistemas energéticos. El condado de Ealing en Londres, un puerto y una red de supermercados en Gloucester, ha llevado a cabo varias pruebas en las rampas desde 2009. Las plataformas están ubicadas en el estacionamiento del centro comercial e inicialmente generan electricidad para las cajas registradoras. En la zona portuaria la experiencia es más rentable ya que los camiones, que son más pesados, producen mucha más energía que un coche. En España, fundada por dos emprendedores navarros Eco Raec Rampas Hughes en la distribución Península Ibérica.

Fuente: Ecoticias

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *